Te contamos cómo desinfectar correctamente tu colchón

¿Alguna vez os habéis preguntado cómo desinfectar vuestro colchón? Aunque pueda parecer algo exagerado, si no lo hacemos habitualmente podríamos terminar compartiendo cama con entre cien mil y diez millones de ácaros. Estos bichitos microscópicos se alimentan, entre otras cosas, de las células muertas de nuestra piel, proliferando en ambientes cálidos y de cierta humedad. Por eso, tu cama es un paraíso para estos animales minúsculos.

De este modo, la práctica de limpiar el colchón habitualmente, así como la inclusión de una serie de pautas de higiene rutinarias, no solo pueden ayudar a mantener su durabilidad intacta, sino que nos ayudarán a disfrutar de un descanso mucho más limpio y saludable.

Por todo ello, desde Ventadecolchones queríamos ofreceros una serie de trucos y recomendaciones para desinfectar correctamente los colchones y almohadas de vuestro hogar, sin necesidad de usar complicados productos de limpieza industriales, así como las pautas de mantenimiento necesarias. Ya veréis qué fácil:

Prácticas diarias, semanales y mensuales

Según un estudio realizado por la Universidad de Kingston, es mucho mejor no hacer la cama justo después de levantarnos.

Dicho esto, diariamente deberemos abrir las ventanas antes de hacerla cama, ventilando la habitación durante al menos 2 horas. Después, haremos la cama normalmente, sacudiendo sábanas y almohadas previamente.

Semanalmente deberemos cambiar las sábanas (cada una o dos semanas como mucho) y revisar la superficie del colchón en busca de manchas. En caso de haberlas, procederemos a su inmediata eliminación para que sean más fáciles de sacar.

Mensualmente deberemos higienizar el colchón mediante una aspiración profunda por ambas caras. Así nos desharemos de todos los ácaros que hayan podido proliferar desde la última limpieza.

Cómo desinfectar correctamente tu colchón

De vez en cuando, y más aún en los tiempos que corren, debemos saber cómo desinfectar nuestro colchó de forma óptima. Para ello, basta con seguir los siguientes pasos.

Retira, lava y seca tu ropa de cama

Lavaremos toda tu ropa de cama a la máxima temperatura, con un detergente que contenga desinfectantes certificados. En cuanto a las almohadas, revisad si son lavables y a qué temperatura recomiendan los fabricantes. Tras el lavado, dejaremos secar completamente al sol, pues los rayos ultravioletas son un desinfectante natural.

Elimina las manchas

Para las posibles manchas secas (de alimentos o bebidas) mezclaremos en un bote 2 partes de agua oxigenada con una parte de jabón líquido normal. Después de agitar, con un cepillo de dientes aplicaremos la mezcla sobre la mancha y frotaremos suavemente. Después limpiaremos el exceso con un paño limpio humedecido y dejaremos que seque.

Para las manchas de origen biológico (orina, sangre, vómito, etc.) necesitaremos un limpiador enzimático, preferiblemente en spray, el cual podremos comprar en cualquier supermercado. Para sacar las manchas, rociaremos un trapo limpio con un poco de limpiador enzimático, que después frotaremos sobre la mancha. Cuando hayamos terminado, dejamos repostar 15 min. y, transcurrido el tiempo retiramos el producto con un trapo ligeramente humedecido.

Una posible solución para evitar “percances” de este tipo, es la utilización de colchones impermeables, especialmente recomendados para niños y personas mayores.

Desodoriza tu colchón

Según los estudios, el bicarbonato de sodio es el producto ideal para este cometido.

Es conveniente que el bote disponga de espolvoreador, así resultará más fácil. Para ello, espolvorearemos bicarbonato por toda la superficie y dejaremos reposar durante una hora. Si el colchón despide un olor fuerte, podemos dejar que actúe durante más tiempo, hasta que los olores hayan desaparecido por completo.

Transcurrido el tiempo de reposo, aspiraremos el colchón con el accesorio cepillo para tejidos, el cual previamente habremos limpiado en profundidad.

Desinfecta la superficie

El último paso consiste en desinfectar la superficie de descanso con un aerosol desinfectante en spray para tejidos. Para ello, rociaremos los laterales y la superficie con dicho spray y dejaremos secar completamente, antes de vestir de nuevo la cama. Recomendamos seguir las instrucciones del producto, especialmente las relacionadas con la distancia idónea para aplicar el producto según el tipo de superficie.

Protege tu colchón

Y ahora que ya hemos desinfectado y limpiado correctamente nuestro colchón, llega la hora de vestir la cama. A modo de recomendación, en Ventadecolchones siempre recomendamos utilizar una funda protectora o cubre colchón, pues con él estaremos creando una barrera física entre el cuerpo y el colchón, que mantendrá a los ácaros y a las bacterias alejados del contacto directo con el equipo de descanso.

De este modo, cuando queramos volver a desinfectar el colchón, nos ahorraremos unos cuantos pasos (como el proceso de eliminación de manchas y de desodorización), facilitando considerablemente el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *