Dime qué te duele y te diré qué colchón necesitas

Lo que todos esperamos cuando compramos un colchón es que realicen su trabajo lo mejor posible. Es decir, que mantengan una posición correcta del cuerpo al descansar, la columna alineada, que repartan la presión lo mejor posible, transpiren bien y sean cómodos. Teniendo en cuenta todo esto, y valorando el problema físico que tengamos, podemos elegir el colchón idóneo para nosotros.

Y es que alrededor del 85% de los españoles han padecido dolor de espalda en algún momento de su vida. Por ello, un colchón que se ajuste a nuestras necesidades y nos garantice un descanso óptimo, puede ser uno de nuestros mejores aliados.

Así pues, si te levantas con molestias por las mañanas, especialmente en la zona de la espalda, lo más probable es que el origen del problema sea el uso de un colchón inadecuado, ya sea por sus características o su antigüedad. 

Por ello desde Ventadecolchones, como expertos en descanso, queremos contarte qué tipos de colchones son mejor para ti, según el dolor que padezcas.

¿Te duelen las cervicales?

Se ha demostrado que, en algunos casos, descansar en un colchón adecuado puede ayudar a aliviar el dolor cervical.

La cervicalgia afecta a buena parte de la población y abarca desde un malestar leve hasta un intenso dolor en la zona alta de la espalda. Su origen puede deberse por una lesión, por un pinzamiento en un disco vertebral, un problema muscular o por una artrosis cervical. 

Para mitigar los problemas cervicales y alcanzar la máxima comodidad y un mejor descanso, necesitas un colchón que mantenga la columna en la postura adecuada, es decir, alineada. Así pues, un modelo de espuma viscoelástica con núcleo HR y una firmeza media tirando a alta, conseguirá la capacidad de adaptarse poco a poco a tu anatomía. 

Además de la elección del colchón, con la cervicalgia hay que tener muy en cuenta el tipo de almohada que vamos a comprar. En este caso, conviene adquirir una almohada viscoelástica idónea para las cervicales, ayudándote  a mantener o corregir la posición adecuada de la columna. Estas almohadas cervicales mejoran la postura y mantienen el cuello alineado con la cabeza. Además, reducen la presión que se ejerce sobre el cuello para aliviar el dolor.

¿Espalda sobrecargada?

La dorsalgia es una dolencia en la zona intermedia de la espalda que se caracteriza por un dolor sordo, que puede subir hacia el cuello o incluso los brazos. Una espalda sobrecargada a causa de las malas posturas, con la que aumenta la tensión muscular y los niveles de estrés. 

Por eso, la dorsalgia va a precisar también de un colchón firme acompañado de una buena almohada. Y concretamente, un modelo viscoelástico con gran capacidad de adaptación en función de su propia densidad es lo ideal para este tipo de dolor de espalda.

Lumbalgia o dolor en las lumbares

La zona lumbar es una zona muy vulnerable de nuestro cuerpo, que está constantemente sometida a esfuerzos. Las malas posturas,  traumatismos, sedentarismo, sobrepeso, defectos hereditarios, escoliosis, entre otros, pueden ser grandes contribuyentes para un dolor crónico y constante. Por ello, un buen descanso es primordial.

Si padeces lumbalgia, lo ideal es mantener la zona lumbar alineada con el resto de la columna, por lo que se suele recomendar que la firmeza del colchón sea media alta, con cierta dureza, para aliviar los puntos de presión. Así pues, un colchón de muelles con una capa de acolchado de viscoelástica o una espumación suave serían una buena opción en este caso. 

Por tanto, tendríamos un colchón firme, pero sin una excesiva dureza que nos lleve a cambiar de postura para sentirnos cómodos. Además, los acolchados de calidad, al reducir la presión, nos ayudan a que la columna esté siempre alineada.

Dolor de caderas y articular

A menudo los síntomas ocurren debido a un colchón demasiado firme (una posible solución para corregir este problema, es adquirir un topper de viscoelástica para tu viejo colchón). La presión ejercida al contacto con un colchón duro tendrá por consecuencia reducir la presión sanguínea y, por ende, la regeneración celular. De este modo, pueden empezar a surgir dolores en las caderas, las piernas y las rodillas, pasando de la incomodidad a inflamaciones agudas de las articulaciones.

Por ello, en este caso interesan colchones de firmeza media. Es decir, que no sean blandos porque la cadera se hundiría, pero tampoco demasiado firmes, porque la columna no estaría en la postura adecuada. La cadera hace un punto de presión importante en la superficie del colchón, y tenemos que buscar modelos de alta adaptabilidad, y esto se consigue con espumaciones, látex y viscoelásticas. 

Recordaros también que, según los expertos, aunque cuentes con uno de los mejores colchones del mercado, este debe sustituirse cada 8 o 10 años. Así te estarás asegurando un buen descanso y conseguirás prevenir posibles lesiones tras el uso.

Ante cualquier duda, en ventadecolchones disponemos de un equipo de expertos en el descanso a tu entera disposición, que podrán asesorarte según tu caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *